Vélez Sarsfield × en la web de hinchas de Vélez Sarsfield.
Vélez Sarsfield
La red social de hinchas de
Vélez Sarsfield

lucas el oso pratto

Antes de crear un nuevo artículo, accedé al buscador y comprobá que no tenemos el artículo que intentás crear. Si no existe crealo y si ya existe podés editarlo para añadir la información que no tenemos. ¡Gracias!

Denuncia

Por favor indicá el motivo por el que querés denunciar el artículo

Por favor, copiá y pegá el párrafo/s que estás denunciando para localizar el texto dentro del artículo. Gracias.

lucas el oso pratto

Enviar a un amigo

Lo quieren. Lo quieren todos. Todos. No existe alguien que no se haya sentido atraído por sus encantos cada vez que su humanidad se contonea en el terreno de juego y encara como un tanque a la portería rival. Su entrega, su esfuerzo, sus goles; son el aroma de su encanto. El sudor y el sacrificio en pos de un equipo que se construye desde y para él. Deslumbró con la camiseta de V azul y quisieron probarle otras. Todos lo quieren.

 

Lucas Pratto, lejos de ser el "jugador de moda", es la moda. Construyó su condición de Best Plater en Argentina conociendo al extremo lo que le falta, lo que le sobra y potenciando al límite sus condiciones, lo que abunda. Es un jugador, al que, nosotros, los de Vélez, aprendimos a amarlo luego de sufrirlo. Con las medias semi caídas. Con su espalda apenas encorvada. El 2 en su dorsal. En esa caprichosa forma de mostrarse ante cada uno de nosotros casi como una burla en cada uno de los goles que marcó con la Universidad Católica de Chile en aquella visita al Amalfitani en la Libertadores 2011, donde casi como un dato color, se paseó frente a la siempre calificada Platea Norte para chicanear su festejo. Desde ese dolor, desde esa muestra inequívoca de su potencial, nació el amor de Bassedas y de la Directiva que lo trazaron como un objetivo, como una conquista a futuro.

 

Así fue que Vélez comenzó a trazar los caminos para ir a su encuentro. Fue para el inicio del año 2012 en donde se encontraron. Con el recuerdo fresco de aquella noche copera sobre el lomo y la tinta fresca de una firma que se estampaba en una pálida hoja, nos lo prestaban un rato para empezar a amarlo, justamente en la misma competencia que nos había conquistado. Esta vez, vistiendo la nuestra. Con el dorsal 2 alquilado, duplicó las cifras y se calzó la 22 para el continente y la 34, más tarde cuando lo habilitaron para jugar el torneo doméstico.

 

Desde ese momento sus números en Vélez se dispararon por el aire. Tras un primer semestre que lo tuvo como principal variante y haciendo las cosas cada vez más difíciles para el Tigre Gareca y  aferrarse al elenco inicial; la segunda mitad del año iba a ser la de la consolidación.

 

Los torneos en la Argentina cambiaban su nombre. Adiós Apertura y Clausura. Hola Inicial y Final. En lo que pretendió ser un torneo de transición ante la partida de grandes referentes, Vélez se alumbró el camino a una nueva conquista. Sosteniendo la afirmación "Pratto es la moda", se tatuó en la espalda el 12 que sería desde entonces utilizado por varios jugadores de campo en el país, lo que habitualmente era un número para arquero suplente. Fue el Inicial 2012, su gran torneo, su coronación. Con la compañía del Chucky Ferreyra edificaron juntos una de las duplas más fuertes y mejores de la historia del club. Con grandes asistencias y un golazo agónico en Floresta que revolcó a Gareca y al Turu Flores para el festejo, el Fortín encaminó la conquista. Una nueva para su acaudalada vitrina. El primer gran guiño de este gran hombre con la camiseta de Vélez.

 

Fue dura y costosa la negociación con el Génoa italiano para que Lucas se sume a la Pretemporada que sus compañeros habían arrancado en Punta del Este a comienzos del 2013. Fe allí, donde con el tiempo, Miguel Calello sentó la frase "quien quiera a Pratto va a tener que hacer el mismo esfuerzo que nosotros hicimos en su momento". Así vendrían partidos y goles, en la construcción del día a día, partido a partido de este amor que es fuerte con el hincha que al final del año lo eligió en la encuesta anual al Mejor Jugador desde el Sitio Oficial por encima de Sebastián Sosa y Agustín Allione. El punto máximo del éxtasis fue aquel gol en Mendoza, que le dio a Vélez frente a Newell's la oportunidad de ser el primero y único Campeón Argentino de Temporada, en la 2012/2013.

 

Cada libro de pases fue una historia nueva desde entonces. Todos lo quieren y es lógico. Algunos a principios del 2014 inundaban las redes sociales con el pedido a Alejandro Sabella que lo incluya en la pre lista pensando en el Mundial de Brasil en el que la Argentina de Lionel Messi cayó en la final ante la siempre poderosa Alemania. Lo cierto, es que en el receso del mercado de invierno en la Argentina, en el verano europeo, su nombre fue tan protagonista en los medios como él dentro del terreno de juego. Los sondeos del exterior, el interés fuerte de una oferta formal que nunca llegó de Palmeiras hasta el pedido caprichoso de Marcelo Gallardo para su River; generaron la novela, la historia. Pratto siempre se mantuvo al margen, firme y en silencio, dejando que hablen los demás y elegir el momento dónde hablar.

 

El marcado se esfumó en una larga e insoportable incertidumbre hasta el cierre del libro de pases en el viejo continente. Para la segunda mitad del 2014, Pratto vistió la camiseta que quería vestir. La de Vélez. Con la que enamoró al pueblo que lo idolatra. Dijo en el programa oficial del club, "Quiero ser el goleador del campeonato". Diecinueve fechas más tarde y con 11 goles en su haber, se llevó la presea al máximo anotador.

 

Fue su último instante vestido de azul y blanco. El amor de otros por su juego hizo que el Atlético Mineiro de Brasil haga el esfuerzo de llevárselo. En Liniers, siempre estará presente su figura de ídolo y fenómeno. Seguramente vuelva a vestirse de Vélez.

Página creada por ELVELEZANO94

Artículos relacionados

lucas pratto el oso

Es probable que este artículo contenga material de la Wikipedia este material se usa de acuerdo a los términos de la licencia libre de documentación GNU